Cómo elegir un irrigador dental

Cómo elegir un irrigador dental

El cuidado bucal es sumamente importante para mantener una dentadura sana, agradable estéticamente e incluso para evitar enfermedades. Si bien el cepillo y el hilo dental son esenciales para nuestra higiene dental, un irrigador dental será excelente para complementar esta tarea tan importante. Si no sabes lo que es un irrigador dental, aquí encontrarás qué son.

Consejos para elegir un irrigador dental

Para saber cómo elegir un irrigador dental, es muy importante tener en cuenta diferentes aspectos. Ya sea que quieras un irrigador dental para uso personal, familiar, si te importa que sea portátil o no, su fuente de alimentación, potencia, depósito de agua y muchas otras características. Ahora bien, para hallar el irrigador correcto, dependerá de si cubre tus necesidades.

Tamaño del irrigador y depósito de agua

En primer lugar, es importante que tengas claro el tamaño de irrigador que buscas, si quieres que este sea portátil o no, y demás. En caso de que necesites un irrigador dental para toda tu familia, lo idóneo sería adquirir un irrigador fijo. Estos suelen contar con un depósito de agua más grande y tener diversos ajustes, tanto en potencia, modos de limpieza y demás.

Por otro lado, se encuentran los portátiles, los cuales, por lo general, están alimentados por batería. Al ser portátiles, poseen un tamaño pequeño, lo cual se traduce en una mayor comodidad. Eso sí, el depósito de agua sólo tiene capacidad para 100 ml o máximo 200 ml. Así que, si no te molesta cargarlo cada rato, podría ser una buena opción.

Tipo de alimentación

Ahora bien, en cuanto a la alimentación del irrigador, estos pueden estar alimentados por cable, o bien, por batería e incluso pilas. Generalmente, los irrigadores más grandes, normalmente familiares, están alimentados por cable.

Por su parte, y como lo mencionamos antes, los irrigadores portátiles suelen tener una batería. Esta batería se carga y puede tener una autonomía aproximada de 15 a 20 días. En cuanto a los irrigadores con pilas, estos suelen ser mucho más sencillos y son más aptos para cuando realizas un viaje que para uso frecuente.

Tecnología, ajustes y demás

Además del tamaño y el tipo de alimentación de tu irrigador dental, debes tener en cuenta los ajustes que este posea. Los más básicos sólo ofrecen un modo de limpieza, que vendría siendo un chorro de agua simple. Otros brindan más opciones, permitiéndonos controlar la potencia, velocidad, e incluso disponer de inyección de agua con microburbujas de aire.

Por supuesto, además de las características, debes evaluar que el precio se ajuste a tu presupuesto. Como podrás imaginar, los irrigadores pensados para el uso de la familia suelen ser más costosos que los portátiles. Pero estos tienen sus ventajas, ya que, habitualmente, incluyen varios cabezales de repuesto.

Conociendo las características que los irrigadores dentales pueden tener, sabrás qué modelos son más o menos completos. Además, teniendo en claro tus necesidades, podrás evaluar las características de distintos modelos. De este modo, podrás tomar la mejor decisión en base a aquellos irrigadores que cubran más tus requerimientos.

Ante cualquier tipo de problema de salud y en caso de buscar asesoramiento, debes acudir a un médico antes que nada. Esta información es complementaria y debe ser supervisada por un profesional.

0/5 (0 votos).

Deja tu comentario