Cómo saber si te huele el aliento

Cómo saber si te huele el aliento

La halitosis es un problema muy frecuente. Sin embargo, pocas personas son capaces de darse cuenta de si les huele el aliento. Es algo que, en general, perciben los demás. Pero hay trucos para poder darte cuenta por ti mismo. Es por eso que hoy hablaré sobre cómo saber si te huele el aliento.

La sinceridad no es siempre una virtud

Los problemas de autoestima y socialización que vienen con el mal aliento no son cuestiones sobre las que pasar ligeramente. En cualquier ocasión en la que alguien le haga a otra persona un comentario negativo sobre su aspecto, aunque sea verdad, se producirá seguramente una situación incómoda.

De todas las características físicas que pueden resultar desagradables a otros, los olores son especialmente llamativos, por encima incluso de una piel extremadamente acneica, que tiene un mayor impacto visual.

Esto se debe a que la gente suele pensar que la halitosis deriva siempre y en todo caso de un problema de higiene bucal. Es esta consideración social, junto con el desconocimiento, lo que provoca el rechazo a quien padece mal aliento.

Y, si ese es tu caso, tarde o temprano, alguien te lo dirá, de forma sutil o directa. No hace falta que ocurra más de un par de veces, en cuanto alguien tiene mal aliento el rechazo se hará notar.

La sinceridad puede herir profundamente, sobre todo si uno no es consciente del problema y le pilla de sorpresa. La diferencia que tiene quien padece acné, por seguir con el ejemplo es que, para bien o para mal, lo sabe mirándose al espejo.

Lo complicado del asunto es que, si alguien padece halitosis, puede pasarle desapercibido. Por eso quizá estés interesado en saberlo, así que tranquilo: con un par de trucos te intentaremos ayudar a que lo sepas.

1. Pregunta a alguien de confianza

Los comentarios sobre la apariencia hieren menos a veces si tienen lugar en un entorno seguro y de confianza. Seguro que hay alguien a quien puedas preguntarte cuya sinceridad no temas.

Si en tu caso eres alguien de por sí introvertido, o con una autoestima frágil, puede ser que no quieras exponerte a la respuesta incluso si viene de alguien con todo el cariño y con la mejor de las intenciones. Si es así, no te preocupes, tienes tres trucos que te ayudarán a encontrar la respuesta de tal forma que quede solamente para ti, vamos a verlos.

2. Tela de algodón para saber si tu aliento huele mal

El primer truco consiste en coger una pieza de tela de algodón y respirar sobre ella directamente, de tal forma que incluso el aliento se condense en la superficie. El olor que se desprenda de la tela será bastante parecido al olor de tu aliento.

Quizá tengas que repetirlo varias veces, sobre todo si se trata de un trozo de tela sumamente limpio que huele a detergente y suavizante, pero deberías hacerte una idea más o menos de si sí te huele el aliento, o no.

Sin embargo, este truco no es infalible y solamente sirve para darte una dirección. Si quieres profundizar más sobre cuál es el olor de tu aliento y si padeces o no halitosis, tendrás que hacer caso al siguiente epígrafe.

2. Tela de algodón para saber si tu aliento huele mal

3. Usa tu mano o tu brazo

Este truco lleva utilizándose desde hace bastante tiempo, y consiste simplemente en lamer el dorso de la propia mano o el brazo, para poder dilucidar si uno tiene mal aliento.

En algunos casos puede ser que acabemos de ducharnos y no percibamos adecuadamente el olor de nuestro aliento, en ese caso deberías esperar unas horas hasta que el olor corporal natural gane espacio al del gel y el champú o la colonia.

En cuanto utilices este truco, siempre que no haya interferencias, podrás saber de forma más precisa cómo huele tu aliento.

4. Revisa tu dieta para saber cómo te huele el aliento

Otra forma de descubrir si tienes mal aliento o no, se relaciona más bien con la forma de razonar que con un enfrentamiento directo con el olor propiamente dicho. Ciertos alimentos pueden provocar mal aliento, así que tendrás que revisar tu dieta para saber si es posible que sea tu caso.

También pueden provocar mal aliento el consumo del alcohol, de tabaco y de otras sustancias perjudiciales para el organismo. Pero igualmente lo provocan algunos medicamentos si los estás tomando de forma incorrecta y/o no supervisada.

Puedes analizar además si tomas suficiente agua o no. El agua es el componente esencial de la saliva, y una cantidad baja de reservas de agua en el cuerpo puede provocar que la secreción de saliva disminuya, propiciando la aparición del mal aliento.

Esa es la importancia de hacer un análisis retrospectivo sobre cuáles son los hábitos de uno que facilitan la aparición de halitosis.

¿Qué hago si me huele el aliento?

Si ya has confirmado que tienes halitosis, el primer paso es modificar los hábitos de limpieza e higiene bucal, de tal forma que la rutina de cuidado sea completa y acceda a todos los rincones críticos de la boca.

Después, puedes empezar a reflexionar sobre el origen de la halitosis, ya sea por intolerancias, alimentación, falta de higiene, o por padecer alguna infección en la garganta, las fosas nasales o el resto del aparato digestivo, en cuyo caso deberías acudir inmediatamente a tu médico.

Luego, puedes echar mano de cualquiera de los remedios que vas a encontrar en esta página, ya sea emplear un colutorio casero que incorporar a tu rutina de limpieza, realizar enjuagues con frecuencia con clavo de olor, o cambiar de cepillo a uno biodegradable y natural.

Y, por último, debes prestar atención si el mal aliento persiste. Si tu halitosis es recurrente o si aparece en episodios concretos con condiciones determinadas, como estrés, por ejemplo, debes saber detectar esos factores.

También puede ser que la halitosis aparezca con determinados hábitos, algunos de los cuales ya te he detallado, como el consumo de sustancias perjudiciales. Cuando hayas recabado toda esta información, y si el problema se vuelve insistente, entonces debes acudir a tu médico de confianza.

Como puedes ver, se puede saber si te huele el aliento sin tener que esperar a que te lo diga otra persona (lo cual casi siempre resulta incómodo). Ahórrate el mal trago y asegúrate de cuidar tu aliento antes de salir de casa.

Ante cualquier tipo de problema de salud y en caso de buscar asesoramiento, debes acudir a un médico antes que nada. Esta información es complementaria y debe ser supervisada por un profesional.

4.9/5 (9 votos).

Deja tu comentario