En qué consiste una limpieza dental

Mantener una buena higiene bucal es fundamental para la salud de los dientes y encías. No obstante, a veces la limpieza de los dientes en casa no es suficiente. Es así que los odontólogos recomiendan realizar una limpieza dental, al menos, una o dos veces al año.

En general, una limpieza dental consiste en la eliminación del sarro, manchas y placa bacteriana que pudiera acumularse en los dientes. Al realizarla, es posible evitar una gran variedad de enfermedades dentales.

Procedimiento de una limpieza dental

Antes de que el odontólogo pueda proceder con la limpieza, realizará un análisis tanto de los dientes como de las encías. De esta manera, puede determinar si el paciente tiene o no una enfermedad periodontal. Asimismo, mediante el análisis previo, el odontólogo podrá darse cuenta si hay un diente que tenga alguna movilidad.

El análisis también le permitirá al profesional en odontología localizar el sarro y la placa bacteriana. Una vez localizadas, se procede a utilizar una herramienta llamada cureta con la cual se podrán retirar los cálculos dentales, sarro y la placa bacteriana.

La limpieza se lleva a cabo en toda la superficie de los dientes, entre los dientes y en el borde gingival. Seguido a esto, se utiliza agua con un bicarbonato especial diluido y se usa a presión para lavar los dientes.

Una vez finaliza, se procede a pulir los dientes. Por último, se aplica un gel antiinflamatorio para reducir las molestias y evitar que las encías se inflamen. Todo el proceso tiene una duración aproximada de unos 30 a 40 minutos y también puede realizarse mediante ultrasonidos.

Importancia de la limpieza dental

Es un procedimiento que debe realizarse como mínimo, una vez al año. Sin embargo, muchas personas temen que el proceso sea doloroso, por lo cual, no acuden al odontólogo. Una limpieza dental en sí no es dolorosa, aunque puede causar molestias en personas con hipersensibilidad dental.

En este último caso, es posible que el odontólogo aplique anestesia local. De cualquier forma, resulta de suma importancia que toda persona reciba una limpieza dental con un profesional. Esta es la única forma de lograr limpiar a profundidad los dientes.

Con la higiene cotidiana que se realiza en casa, no es posible acceder a muchas zonas entre los dientes. Además, sólo un profesional podrá limpiar correctamente el borde gingival, eliminar los cálculos dentales y quitar las manchas en los dientes.

La limpieza dental es fundamental para garantizar la salud de las encías y evitar diversas enfermedades dentales. Por lo tanto, si bien es cierto que es importante mantener en casa una buena higiene bucal, no se puede dejar de lado la visita tu clínica dental para recibir una limpieza profunda al menos una vez al año.

Cabe señalar que la limpieza dental no sólo tiene beneficios en la parte de la salud dental. También tiene un gran impacto a nivel estético, ya que permite que las personas puedan lucir una sonrisa sana y con dientes más blancos.

Ante cualquier tipo de problema de salud y en caso de buscar asesoramiento, debes acudir a un médico antes que nada. Esta información es complementaria y debe ser supervisada por un profesional.

0/5 (0 votos).

Deja tu comentario