Los beneficios del irrigador dental

Los irrigadores dentales son un sistema óptimo y eficiente para aminorar la película bacteriana. Estos aparatos son ideales para complementar la higiene bucal. Por ello te mostraré más detalles al respecto.

¿Qué es un irrigador dental?

Es un aparato hidropropulsor que libera agua a presión por distintas zonas de la cavidad bucal. Su función principal es eliminar las partículas o suciedad acumulada en la placa dental.

La aplicación del irrigador dental arrastra de manera eficiente los restos de comida y la placa bacteriana acumulada, producto de una inadecuada higiene dental. Esta técnica tiene un nivel de acción en las zonas interdentales de difícil acceso por el cepillo o hilo dental (fuente: behealth.com.es).

El método de irrigación suele ser usado por muchos dentistas en sus consultas médicas. Sin embargo, su uso manual desde dónde te encuentres es una alternativa para complementar el mantenimiento de las encías y dientes.

¿Cómo usar un irrigador dental?

Habitualmente estos dispositivos poseen un depósito de agua, una bomba y una boquilla por donde sale el chorro a presión. Para usarlo es vital llevar a cabo los siguientes pasos:

Selecciona la boquilla: Es habitual conseguir un packs de boquillas para lengua, la rutina diaria o limpieza habitual.

Ajusta la boquilla: Es imprescindible presionar la boquilla en cánula.

Ubica el irrigador en ángulo de 90°: Al momento de usar este dispositivo deberás mantener la boca abierta para permitir la salida de agua de la boca.

Ajusta el nivel de agua: En caso de recibir tratamientos de ortodoncia se recomienda aumentar la presión de agua para limpieza interior de la boca.

Usar el irrigador: Se sugiere llevar un orden de aplicación del irrigador dentro de la cavidad bucal. Al terminar desajusta la boquilla, limpia y deja secar para guardar.

¿Cuáles son los Beneficios irrigadores bucales?

La cultura de uso del irrigador dental permite obtener cambios notorios y positivos en la placa dental. Veamos a continuación algunas ventajas de la limpieza con el irrigador dental:

Reducción de la placa bacteriana: Permite la eliminación de partículas bacterianas en áreas interdentales de difícil acceso con el cepillo dental. Por otro lado nos indican que favorecen la reducción de caries y riesgos de hemorragias bucales.

Aminora el sangrado de encías y dientes: Mediante el uso del hidropropulsor se reduce la inflamación y sangrados dentales. De esta manera tendrás una mejor salud bucal y mantendrás conservada la dentadura.

Limpieza profunda: Se nos aconseja una combinación del cepillo dental junto al irrigador garantizan una limpieza más meticulosa. Pudiendo eliminar restos alimenticios de difícil acceso por el cepillo o hilo dental.

Prevención de enfermedades: Al atenuar la formación de placa bacteriana se reduce el riesgo a contraer gingivitis. Cabe destacar que los irrigadores están diseñados para bolsas periodontales entre dientes y encías.

Refrescar: Uno de los beneficios de estos dispositivos es la sensación de frescor. Podrás usar un enjuague bucal para aumentar el nivel de acción refrescante.

Protección bucal: Se mejora el cuidado bucal eliminando la capacidad de desarrollar problemas dentro del perímetro dental. Siendo el irrigador una excelente opción para complementar las herramientas de higiene dentro de la boca.

Ahorras dinero: Podrás economizar dinero al mantener una rutina de limpieza combinada con el cepillado habitual ahorrándote el riesgo de contraer caries fácilmente y disminuyendo la formación de la película bacteriana.

Recomendaciones

Se sugiere seguir algunas prácticas para garantizar una adecuada higiene bucal. Por ello se plantea seguir algunas pautas planteadas a continuación:

Disminuir ingesta de azúcar: Deberás mantener un consumo libre de almidón dañino para la dentadura. Así pues bajarás el riesgo de contraer caries y atenuarán la proliferación de bacterias dentales y riesgos en la salud.

Evitar el consumo de alimentos ácidos: Habitualmente los productos ácidos como el jugo de naranja y sodas deterioran el esmalte de los dientes. Por ello se recomienda aminorar su consumo, para eliminar la exposición a caries.

Evitar fumar: Elimina el consumo de tabaco, debido a que suele ocasionar manchas dentales, mal aliento y caries. Habitualmente los fumadores viciosos están más expuestos a contraer un mayor sarro y placa bacteriana en exceso.

Libera el estrés: Estas enfermedades suelen inducir cambios en el sistema inmunológico y así podrás ser propenso a manifestar daños en las encías o dentadura.

Ante cualquier tipo de problema de salud y en caso de buscar asesoramiento, debes acudir a un médico antes que nada. Esta información es complementaria y debe ser supervisada por un profesional.

0/5 (0 votos).

Deja tu comentario