Para qué sirve un irrigador dental

Similares a los cepillos de dientes eléctricos, los irrigadores dentales facilitan la limpieza de las zonas más difíciles de limpiar de la boca, como las tan molestas muelas del juicio. Funcionan con agua a presión, que consiguen alcanzar y limpiar zonas más complicadas durante el cepillado.

Por su uso sencillo y sus beneficios rápidamente visibles, son muchas las marcas que los comercializan, haciendo que exista una gran variedad de irrigadores en el mercado. La elección del modelo más adecuado para cada persona dependerá directamente de sus características personales o de la recomendación de algún dentista profesional por inflamación o infección bucal o como vía preventiva.

Usos del irrigador dental

Los irrigadores dentales están especialmente pensados para aquellas personas que buscan o necesitan por consejo médico una higiene especialmente cuidadosa. Las clínicas dentales siempre aconsejan este tipo de complemento de limpieza bucal a las personas que cuenten con alguna de las siguientes características.

Brackets

Los pacientes que llevan correctores dentales (conocidos como brackets o aparato, simplemente) tienen una dificultad añadida a la hora de poder limpiar sus dientes, ya que los restos de comida se quedan almacenados en los brackets impidiendo su correcta limpieza, por lo que el uso del irrigador está ampliamente recomendado para las personas con corrector dental.

Gingivitis o periodontitis

Ambas enfermedades, que pueden coexistir conjuntamente, están relacionadas con restos de alimentos que quedan atrapados entre los dientes, de igual manera que sucede con los brackets. De esa manera, los alimentos se van pudriendo, lo que conlleva una inflamación de la encía, existencia de sarro, recesión de la encía e incluso pérdida de hueso en los casos más extremos.

Implantes dentales o coronas

El irrigador servirá como complemento de los cepillos interproximales que deben utilizar estas personas, lo que les ayudará a mantener una buena higiene bucal debido a que los irrigadores son responsables de la reducción de la placa bacteriana, lo que se traducirá en asegurar la salud del implante.

Beneficios de usar irrigador dental

Algunos de los beneficios principales que consideramos más importantes de utilizar el irrigador bucal son los que te mencionamos a continuación.

Adiós a la placa bacteriana

Como ya hemos mencionado anteriormente, usando un irrigador, podrás despedirte de problemas de sarro y caries, ya que son reducidas hasta casi su desaparición.

Sin inflamaciones

Leemos en este artículo de Vivienda.top que el irrigador accede a lugares donde no llegan ni el hilo dental ni el cepillo manual ni eléctrico, por lo que ayuda a eliminar las bacterias de los dientes y encías y de la lengua que provocan inflamaciones gingivales.

Elimina el mal aliento

Este punto está íntimamente ligado a lo anterior, ya que al eliminar las bacterias del interior de la boca consigue que ésta esté más limpia, evitando la halitosis.

Elimina manchas

El uso del irrigador bucal está relacionado con la reducción y eliminación de manchas superficiales, lo que supone uno de los mejores remedios si quieres lucir una sonrisa más blanca.

Ventajas de usar irrigador dental

Sin contraindicaciones

Está recomendado para cualquier persona que quiera usarlo, sin importar la edad ni su condición dental.

Fácil de usar

Su uso no es complejo, ya que cuenta con instrucciones cortas y precisas, fácilmente comprensibles.

Variedad de irrigadores

Como ya hemos dicho, en el mercado existen numerosas marcas con distintos modelos, desde portátiles y con control de presión del chorro de agua hasta unos que funcionan con microburbujas e incluso con temporizador. Además, los irrigadores suelen tener distintas boquillas, lo que significa que, cuidando bien la higiene, pueden ser compartidos por varias personas.

Precio asequible

Al existir una gran variedad de modelos, también encontraremos una amplia variedad de precios. Además, la relación durabilidad – precio es de lo más seductora, ya que tienen una vida útil de bastantes años, lo que supone una indudable inversión en tu salud dental.

Es importante tener en cuenta que, pese a las ventajas y los beneficios de utilizar un irrigador dental, éste no actuará nunca como sustituto del cepillado diario, sino como un mero complemento que mejorará nuestra higiene.

Ante cualquier tipo de problema de salud y en caso de buscar asesoramiento, debes acudir a un médico antes que nada. Esta información es complementaria y debe ser supervisada por un profesional.

0/5 (0 votos).

Deja tu comentario